miércoles, 6 de abril de 2016

Se conjuga



Se conjuga


Se conjuga un juego de credos,
Se divierte en la gruta risible.
La noble silueta asciende en el
Cuchillo cabalístico, se alarga
Puntiaguda.
Suena la campana junto a sus
Pensamientos escolásticos, se
Transforma en un signo de oración.
Una luciérnaga se hace pasar
Por el mago Merlín y me hace
La reina de los acertijos artúricos,
Mi vida es una religiosa profecía
Que emana de tan solo una
Lagrima cósmica.
Vale la pena predecir con el alma,
Porque le abre dos puertas al
Mundo.
Nos hace temblar un rayo galáctico,
Una substancia viscosa nos impide
Morir pero nos llena de preguntas
Enigmáticas.
Cada mirada matemática es un
Suave consuelo que se armoniza
Al instante como liturgia contenta.
Danzante de entre las cuerdas
Del arpa, y la luz que sale volando
De la memoria de Dios.
Mi cuerpo es un rayo solar que
Se puede escuchar, apenas tocar.
 Ivette Mendoza