viernes, 22 de abril de 2016

Sombras de aguas pobladas




Sombras de aguas pobladas


Sombras de aguas pobladas de soledad
Que al correr como ríos se convierten
En la infinitud de las lágrimas.
Titila el sueño en su cámara secreta,
Se piensa disfrazado de gratas ideas
Amanece colgado en la patria del alma
Renacida.
La razón intangible sobre el decorativo
Espejo alega que para brillar no necesita
La luz, ni los rayos del sol porque lleva
Luz propia.
Un suspiro de la memoria castra la
Insoluble penumbra, vasectomía en su
Corazón enlutado de lamento profano.
Voy reparando el tiempo que lleva la
Cabeza hueca y cómplice sonoro
Del recuerdo mueca.
Aquí me quedo en el puerto de tu
Congoja desconociendo que el mar
Madura con su latido imperfecto y
El tiempo perdura.
Me enamoré de un ave de ojos verdes,
Cabellera de trigales que picotea solo
Las remembranzas de risas explosivas.
Lágrimas de cebolla en este entierro de
Farsas y su lápida de dolor incurable.
Follaje sobre tus labios, deseo ser
La abeja que los dulcifica de anís o
La mariposa farola que los encienden.

 Ivette Mendoza