viernes, 15 de abril de 2016

Tiempo de la gris oquedad



Tiempo de la gris oquedad


Instante de reflexión, tiempo de la gris oquedad.
Instante pensativo, tiempo del sol vacilante.
Valles caloríficos, carrera acalorada
Subo la cuesta abollada, me empaña los ojos la luz,
Me empaña su aliento
Y su aliento es, mi encrucijada fútil
Viviendo las horas febriles
Buscando el significado de la vida
Y no he encontrado nada.
He intentado hacer de la nada, un mundo de mieles.
Imaginar lo bello de tu rostro,
Lo bello de tu generoso acto,
Pero nada.
Instante de reflexión, tiempo de la gris oquedad,
Logrando recordar lo que he vivido
Pero termino en la terquedad del olvido.
Instante pensativo, tiempo del sol vacilante,
Tú, te imaginas dentro de mi alma rota,
Dentro de mi alma rota, te abrumas
Y vives extraño, y vives ermitaño
Dentro de mí alma rota,
Instante de reflexión, tiempo de la gris oquedad.
Larga distancia, sueño de brevedad.
Mis manos entumecidas
En la maraña del eco,
Incapaz de regir el rumor de lo que
Lleva en sus entrañas.
 Ivette Mendoza