viernes, 15 de abril de 2016

Vida teñida en violeta



Vida teñida en violeta


Vida teñida en violeta, vida perfecta
Desea llenarse de lunas panderetas
Y se escucha su voz sonreír.
Susurro de hojas, susurros de vientos que
Ya están cabal en el cercano recuerdo,
De nuevo se escucha su voz sonreír.
Latinos pensamientos se van perfilando en
La falda de luz de la carismática estrella.
La quietud neblinosa, es aire que se labra
Y se desparrama, se desparrama y se vuelve
A labrar.
Mi corazón te espera y lleva armonía
De frutos, armonía de espera con su dialecto
Como los ademanes de peras, con sus gestos
De amor.
Se impuso tu presencia como farol de la noche
Y en mi lecho brillabas como una flama eterna,
Como una luciérnaga que sigue la luz al pie
De la letra.
Bajo el verdor de la hierba, en una gota
De lluvia emerjo desnuda, te beso en la frente,
La tierra se anuda y reclamo el destello
Que dejan tus huellas.
A pedir de boca, Poseidón me regala su cuerpo
Amatista, su espalda que abre las puertas del
Olimpo, su masculinidad que me hizo mujer y
No suele dejarme.
 Ivette Mendoza