sábado, 7 de mayo de 2016

Adentro, adentro



¡Adentro, adentro luz del convento, adentro todo!
Mocedades de la brizna en topológicas noches
Círculos circundantes con mástiles infinitos,
Brocados dorados en cien años de soledad.
El drama del amor en la pantalla del espacio espacial.
Melodías de esferas y el lazarillo de Tormes, retornan.  
El infierno de Dante y sus nueve círculos que se juntan.
Don Juan Tenorio en su jolgorio voraz y pertinaz.
Adán y Eva en el mismo paraíso pecando y la culebra
Enseñándoles sus colmillos.
¡Adentro, adentro luz del convento, adentro todo!
Días auríferos, ocaso de diamante postizo enfermizo.
Bucles de oro, peluca de la poesía, duda que pone en
Sus ojos la lira chaquira.
¡Adentro, adentro luz del convento, adentro todo!
¿Quién podrá saber que una vez nos juntamos?
Ivette Mendoza