sábado, 14 de mayo de 2016

Arribé al toque



Arribé al toque de la luz naciente.
Las castañuelas emprenden su danzar
Dejando emancipada la voz del corazón.
Mientras la maraca al otro lado del Atlántico
Toca entre palmeras y crecen en muto acuerdo
Tan solo llega el piropear contemplando mí silencio.
Silencio dentro del movimiento, al ritmo de tu ánimo
Y el mío, reprimido a veces, repetitivo como el respirar.
Ivette Mendoza