viernes, 20 de mayo de 2016

Atlético en la cúspide del anochecer



Atlético en la cúspide del anochecer  
Tajante en el olfato del clarín
Soñador como las madrugadas
Atiborrado de luceros lapislázulis
Enciendes tu alma y empiezas tu recorrido
De valles florales se llena tu cuerpo
De lluvia entonada se humecta
Tus manos titilan
Y tu corazón late con piedad
Late en el mío, lo nutre
Lo nutre de amor
Con tus besos
Como el pan de todos los días.
De tu voz se sostienen las nubes
Se expande el universo
Y en las aguas de tus mares
Nazco en forma de:
Sirena,
En caracol,
En peces de cuarzo,
En barco que se pierda a la deriva.
Tu mirada y la mía:
La flor en la libélula
Por donde abren las puertas del misterio,
La quinta sinfonía de Beethoven entre planetas
La música permanente en nuestras galaxias.
 Ivette Mendoza