domingo, 22 de mayo de 2016

Hombre de besos inmortales



Hombre de besos inmortales
Que divagan en mi corazón de melocotón
Verdes y dulces como el bostezo del bosque.
Hombre que cabalga en los caballos de la luna
Se inmortaliza ante el piélago de un astro
Y expande el abanico de su razón
Que pausada trepa en las plumas del faisán
Lánguido en el terciopelo del azur pensante
Caes en el gemido de una pera en espera
Y te bañas en los corales inseminados por la lluvia
Entre volcanes Nicas se tienta tu carne
Oyente como el mugido del orégano
Te alistas para la marcha elocuente del granizo
Que encubierto dibuja el pináculo pincelado
Ivette Mendoza