martes, 3 de mayo de 2016

Soy tan buena cristiana




Soy tan buena cristiana que el pecho lo llevo desecho
De tanto golpearlo con una piedra.
Declarársele a una muchacha al estilo canadiense, con
Cinco Budweisers entre pecho y espalda.
Después del trabajo la gente camina por las calles como
Zombis o en estado cataléptico.
Se respira aire viciado de inflación, de carestía y de malas
Noticias.  
Cuando hay tontos alrededor es mejor hablar en mímicas
O señas.
La aceptaron en la MENSA INTERNATIONAL por tirarse
Un discurso cantinflesco.
Tengo un  vecino al que confundo con un parlante de
Alta potencia ambulante.
Mi inspiración va cargada de electricidad, el día que haya
Un corto circuito se quema y se termina todo.
En su ataúd, un muerto debería llevar un celular para
Para que nos diga como es el más allá.
Duro verdad, quemarse las pestañas estudiando para
Luego tener un sueldo ñaña.
Al trasto con la poesía de ninfas y lagos de cisnes, a mi
Me gusta hablar de Poseidón porque es un hombrón de
Caites y cotona, que empuja un carretón y en pelotas
Se roba mi corazón.
En el invierno de Canadá todos parecemos nacatamales,
Envueltos de pie a cabeza.
A veces me siento como una gallina clueca y quiero picotear
A todo aquel que me hace la vida cuadritos.
¿Será cierto que un espejo dice la verdad? Hay muchos
Que no entienden la verdad del espejo, esos necesitan
La verdad del pescozón.


Ivette Mendoza 
Good Night!