domingo, 5 de junio de 2016

La pasión es una caracola de luz



La pasión es una caracola de luz
En cada rincón de tus preguntas.
Tu corazón y el mío es la placenta que
Nos envuelve para gestarnos de nuevo.
Nuestro destino es tan solo luna llena
Al otro lado del rio.
Me besas, te beso, vamos germinando
Por dentro y por fuera, vamos madurando.
Una línea vertical desciende del cielo y
Y la distancia que divide, ahora nos une
Por eso nos crearnos y recreamos
Dentro de nuestros propios pensamientos.
En su corola humectada, el gladiolo nos
refresca y nos duerme.
Vamos cavilando con equilibro de balanza
Mientras nuestros cuerpos en un eclipse
Estelar  nos ayudan a imaginar.
La tierra nos devuelve la infancia donde
Hemos soñado, la noche se estira en la
Pupilas de nuestros ojos y el día nos
Dibuja en las orejas paisajes de amor.
Pero entre tanto, Dios no nos abandona
El agua aplaca nuestra sed y el pan nos 
Alimenta.
 Ivette Mendoza