domingo, 5 de junio de 2016

Somos un heptaedro



Amor:
Somos un heptaedro frente al mar
Un punto suspensivo y enflorecido,
Cascanueces geométricas cara a cara,
Vértigo del sol, epifanía en sus aristas.
Campo retorcido que arranca en líneas,
Tenía quince años cuando aquel
Sueño azul descendía vertical.
Era aquel vaso lleno de agua
Que aplacaba mi sed fantasmal.
En la superficie cónica del universo
Te entregué el himen pasional y no
Cesabas de besarme.
En la ecuación cuadrática del beso
Trepé a tus labios y me protegiste
Del error matemático del miedo.
La claridad rómbica, el espacio
Infinito donde tú y yo nacimos.
En la cima del Kilimanjaro exclamé:
¡Somos la suma de dos funciones
Algebraicas confusas!
Frente a la nada todo, todo y siempre,
Siempre salimos de la nada y del todo.
Casi, casi siempre donde el heptaedro
Nace, nace la fortaleza con que se mantiene
Nuestro amor. 
Ivette Mendoza