domingo, 10 de julio de 2016

Fabricando mundos



Fabricando mundos con palabras
cuando el sol sale observando
el oro negro moverse alrededor,
mientras yo descanso en su corredor.

Constanza consta en las páginas
del agua acicalada, vaga, vaga
como carromato muerte de la hierba
con su hambre negra que la indaga.

Reparas la oquedad del destino, vino
y la carne de la hormiga araña maña,
pero mutiladas quedan, cercenadas
por la indecente noche del portal andino.   

Mundos de energúmenas banderas
se aterrorizan en la lanza que lanza
la tormenta de los pechos castigados
con las uñas de los pies panteras.
Ivette Mendoza