lunes, 4 de julio de 2016

Fénix



Palabras, sintonías del fénix.
Tienta mi corazón en el jade meticuloso,
tienta mi más perfecta habilidad de geisha,
tienta un hombre que he hipnotizado
entre esta vida y la próxima,
mi silente historia japonesa,
mi amor lejano vaticinando el brote de cerezas,
el japonés que lleva dentro del, el japonés
que impecable sale a trabajar por las mañanas
una mano fina impulsora,
incomparable piececitos de juguete
pisan la arena, escalan el Fujiyama
llora, llora orador panacea de montaña.
Todo tienta en ti,
y tú tan lejos de mi
isla profusa de las aguas
reliquia de la espada invencible

ninja sutil,
todo tienta en mí, sobre sakura del jolgorio.
El pez comprende las palabras.
Ivette Mendoza