jueves, 21 de julio de 2016

Mirada olvidada



Como cosa olvidada permanecía tu mirada,
párpados mitad del mar y mitad de la luna,
el molesto silencio alguna vez escuchado
cuando el alma era tan sólo en el tiempo, una.

La orilla que hacía soñar chubascos y rayos
se quedaba en el secreto de las cosas
pero tú lámpara se hizo avivar a puro nimbo
donde proyectó solo tersura el colimbo.

Despierta, despierta para que yo aprenda,
puedes brillar más fértil en la forma de un poema,
el olvido en sus redes te hizo prisionera
pero de este modo se hizo más reverenda.

Otra vez más vuelve el día de ayer, ya ofrecido,
otra vez más contemplo tu mirada olvidada,
fuerte del corazón ya no la pierdo de vista,
ni entre las frutas maduras del puro gentío,
 Ivette Mendoza