viernes, 8 de julio de 2016

Molinos de vientos



Molinos de vientos y ojos ciegos
persistentemente buscando
sus espacios andariegos.

Hay curvas cercanas y lejanas
siendo doradas y plateadas
giran en el cruce de lo eterno.

Sienten el sabor de la querencia
y cuando todos hablan a la vez
anotan el ritmo de su cadencia.

Desde su lecho holandés
fuego en sus pupilas se levantan
y gritan que de la mano los llevés.

Metal, retina ambarina, artesanal
alerones, el atónito aleteo.
Labios contra labios, el beso bifocal.
Ivette Mendoza