viernes, 1 de julio de 2016

Percibí



Ayer percibí una cascada azulada
formada de cuarzo sutil
semejaba a un campo de diamantes
de acacias carmesí y añil.
Bajo sus aguas cristalinas
palpitaba un fulgor
de sirenas gaviotas
de sílfides
que cabalgan
sobre la balada de la espuma
un reflejo de rosas
que en lo etéreo perfuman.
Ivette Mendoza