domingo, 10 de julio de 2016

Queja que configura




Queja que configura el mundo
a su contemplado delirio irreal;
para la mujer que entra hablando
en el corazón del hombre dundo.

Viene y viene el espanta cuentos
electrocutando al recostarse liso
sobre la tierra que ronda triste
hasta el estanque donde se hace erizo.

Tu voz, el timbre de las cinco letras,
es la suave luz rebuscada por mi nube,
hoy está alegre y solo canta para mí
con la ayuda de las mil trompetas.

Bajo radiante bruma, de saladas algas
un perdido bote intrépido encalla
y va alegre a explorar la playa Vaya
seducido por la llama seductora hidalga.
Ivette Mendoza