domingo, 24 de julio de 2016

Silencioso tiembla






Silencioso tiembla el tilo en el mediodía, ilusionado.
El pájaro de trigo que desde su garganta eructa
un chorro de humo y tiende a despertar la piedra
ennegrecida cuando expresa su sinceridad suprema.

Perfecto, en la canción hechiza donde se encuentra
frente al bien y al mal al abrirse dentro del espacio y
el sonido.
Entra por esta puerta que colinda con la Torre
de Babel socavando la vacua visión de las lenguas
y sus noches taciturnas.
Y por ahí tú creces en el mar, hombre de las aguas
y del vendaval ante el entornado portal de la esperanza,
la desnuda contemplación del verbo, escudo astral
para soñar.

Ivette Mendoza