sábado, 9 de julio de 2016

Tierra acariciada madre



Tierra acariciada madre
vientre de luz solitaria,
la forma de la oscuridad
es la sangre de tu claridad.

Perla pulsativa de la historia,
letra predestinada a engarzar
la flor que se teje en la sombra
con la frágil espuma al despertar.

Cristal verde de certidumbre
que cavila entre los sueños
en su legado de hojas matices
nace un pájaro de costumbre.

El carmesí sabe a tu desnudez
a favor de las modernas cosas
que te sostienen y te dicen que
en tus entrañas no hay escasez.
Ivette Mendoza