martes, 5 de julio de 2016

Una alegría nacarada




Una alegría nacarada
dice que festejada
de sonrisas durará
el existir de la pasión.

El pájaro que lo orienta
en sus pasos iniciales
lo gana en melodías
antes que lo hiciera el albor.

La línea trémula
que divide la alegría
de la tristeza solo es
el eco que lo contempló.

El plenilunio en tus ojos
de la noche arrepentida
para la quietud salud,
para el dolor amor.

Más bien es clara la ilusión
que en llama fue estrella,
volátil halló la galaxia ilustre,
virgen tu corazón.

Luz fragmento del amor
al comando sus suspiros
que al desvelo del misterio
una aurora en el alma quedó.
Ivette Mendoza