domingo, 17 de julio de 2016

Y por estar en nada



Y por estar en nada, y por estar en todo,
porque es el teorema de la pluma tintineada,
porque es la más calificativa y multidimensional,
porque es lo más uniformemente programada,
el corazón, su métrica,
lo que una consonante esperaba,
lo primordial, lo que yo repaso,
repasa Sigfrido su tercer terceto,
porque es el boceto algo tan subliminal,
el siempre trazo del ocaso,
sólo se revierte y busca su continuidad.

No es compatible a la escaramuza de los números,
no es tiempo asumible al drama
no es mutable ni contradictorio
y la eternidad puede que lo eternice.
Lo virtual está a su disposición.
Ivette Mendoza