viernes, 12 de agosto de 2016

Huertos inhóspitos



Huertos inhóspitos, llenos de ideas, 
una interrogación se ausenta, fría
de papeles nostálgicos.
Clara mustia de la ausencia contemplada.
De mi sacas de nuevo el poema.
¿A dónde llevas las flores?
Al cesto justo, a adornar el vértigo.
Ideas desechas al viento, 
la mansedumbre de sus actos empiezan
a volar pensamientos.
Rosa fecunda en el orgasmo, y
en el horizonte se libera, del falo opresor.
Ando por espirales, en la era de la aurora.
Rama dorada por donde cuelga tu nombre.
Vivimos en la dimensión exacta de mí
edad menstrual.
Parco, rubio y florentino camino, destaca resaca
reciente.
Eternidad de las bocas donde empieza el
amor a sentir su primer coito astral.
Noches de olivo de la danza del ombligo,
caudal embriagante de locura  que si te acercas,
te quema.
Ivette Mendoza