jueves, 11 de agosto de 2016

Mi alma arde



Mi alma arde a tu diestra,
de afuera hacia dentro, echa raíz,
no tiene memoria. Sueño de alto
calibre, miel de su gruta,  vestidura
de jengibre.
Bufanda del fuego al escote del
corazón. Entre Dios y los hombres,
la virgen perpetua, sus manos que
tocan el viento letra.
               
Mi alma arde a tu diestra,
lanza humo pagano, entreteje murmuro.
Su lunar de caprichos, la retina ocular
del tiempo.
Mis manos sobre tu pecho, la caricia
sonora, los dedos lascivos, la cruz
amorosa que besan tus labios.

Mi alma arde a tu diestra,
en un fuego en forma de laguna.
La confianza que respinga es esencia
de ciencia, mi alma es solo una.
Ivette Mendoza