jueves, 4 de agosto de 2016

Noche de escultura



Noche de escultura romántica, tu mirada.
Mi cuerpo, intangible, apropiado en su gesto,
bajo él existe trementina, la herradura móvil,
se yergue más acá salitre de añejas voces,
trocada y anegada en la mies del mundo
y con un vago olor a manzanilla te encuentra,
en la mitad del frio.
Plegaria prodigiosa,
etiquetada emancipación del alma
que me impulsa a otorgar.

Ivette Mendoza