sábado, 20 de agosto de 2016

Palomares altos



¡Palomares altos, alondras!
aventuran su norte
holgorio y llanuras,
serenidad de los cielos.

Noble razón, volar
nada sobre la nada, volar
tan amena y con gracia,
sobre las dunas candor.

Viento de palmas, de mitos
¡Escarcha de albur!
palomares altos, alondras,
lo dorado, lo elocuente por el
aire de orilla, hojas de lluvia.

Chispeo del sol, suavísimo,
línea de sílfides, atadas,
radiantes amaneceres
como el agua de la fuente.

Memoria total y eterna
emblanquecida alma
del esponjeado cañaveral,
palomares altos, alondras.
Ivette Mendoza