miércoles, 24 de agosto de 2016

Quince minutos





Tus besos. Las gaviotas. Los cerezos.
La bufanda alrededor de mi cuello.
El café que entibia, la voz fría:
Ya tú sabes, quince minutos charlando,
mientras vamos matando el tiempo,
tan solo quince minutos de amor.
¿Cuánto basta para conocerte mejor?
Cuán grande es el cielo amasando
el dolor y el enigma, lo siento.
Quince minutos y regresar a la vida.
El frio anuncia el milagro deseado.
Quince minutos por donde se desliza el  beso.
¿Cuánta pasión habrá en la montaña de Whistler?
Quince minutos para cerrar los ojos.
Ivette Mendoza