domingo, 14 de agosto de 2016

Rocíos de níquel





Rocíos de níquel, donceles
amansados por los girasoles
dorados ya por el oro
de las nubes de lino y seda,
¿Qué vida gruñona nos queda?
Queda el amor desprendido.
Lúcuma de los Vientos Alisios,
ahora en la ciencia caricia
hacia este destino, amarte,
y amarte me queda.
Vaga tu rostro silente, vaga
hoy honroso el tiempo.
Se conserva intacto tu amor,
se siente gallego Morfeo
rompe la lluvia impoluta,
rocíos de níquel, agua de fuego.

Ivette Mendoza