viernes, 9 de septiembre de 2016

A través del turgente candil



A través del turgente candil
que al apagarse deja imágenes raras
y entre los pasillos y la sombra envejecida
friolentas aventuras de una enigmática alma.
Una mujer con vestido flamante blanco
hace sonar sus huesos de yesos,
dramática virola de obcecado epítome.
Extraños gestos, se puede decir, nada veo,
se pierde dentro de sí misma,
se enciende y se apaga el candil de nuevo
es su cordón umbilical que va arrastrando,
se quiere unir al misterio de la vida con
su blanda huella de acero.
Caes en las garras del gato con su bigote
traicionero, caes en la sacudida del grito
y yo te busco con las extremidades congeladas
de miedo.
Ivette Mendoza