martes, 20 de septiembre de 2016

Arquitectura carnal



Revuelo del viento con su tibia belleza
la arquitectura carnal entretiene su
furia elemental.

El suave espacio de su grafía nos indica
el alegre correr del aire por los días orgánicos,
que bien me quieres, pero me haces llorar,
empezaré encendiendo una flama de verde entraña.

Ahora encarna el tono exacto, pero nada
se pierde, colmena solar o desafío
en la pantalla ocular, perímetro del tiempo.
Lo insta la erosiva lágrima como el mar a la arena,
se atreve erigir su muralla de sangre.
Ivette Mendoza