jueves, 29 de septiembre de 2016

Ascendencia




Ascendencia
rápida ascendencia
de ordenes sensuales.
Mágica idolatría
que limpia mis incógnitas,
fruto nuevo
nuevo encuentro materializado.
Rasante vigilia que acarreas,
ultrasónico reajuste,
a una suerte bizcochada.
Seguridad me queda ahora
siempre nómada
al apelar fútil la lucha
transferida a la médula racional,
solicitada.
Ascendencia
rápida ascendencia que me llamas,
a tocar la cima de esa montaña
muy temprano en la mañana
y tomar de manos la alborada.
Enderezar la famélica llama
en su primera y última despedida
con el puntual deseo
de la sospecha del cieno
donde había estado.
Ascendencia
ascendencia flexible
sin  guantes lo he fotografiado.

Ivette Mendoza