domingo, 25 de septiembre de 2016

Caricia anémica





Caricia anémica de la luna sostenida
por los pechos del firmamento.
Ternura de una primavera sobre las flores
estancia que eterniza entre suspiros
y estambres de azahares
aire que oxigena las mañanas
amor al lado de mi tiniebla
frente al poniente entre lluvia y sal
universo expandible al instante de nacer
sin mostrar la hollada del torzal.
Añoranza recurrente de manecillas en el círculo
viajes en limosinas, carrozas de equipaje
canto de serafines y luminosidades...
Majestuosa tarde en la Torre de Eiffel
distribución de pétalos que forman el poema.
Ivette Mendoza