miércoles, 5 de octubre de 2016

Violonchelo de la noche

Violonchelo de la noche tersa
inconsistencia de un sollozo;
todos los rumores de la vida
son aromas de un jazmín.

Selva corporal del universo,
corazón amando en silencio,
mieses de tus labios rotundos
que al besarlos la lluvia cae.

Y con el latido de una tarde
en primavera, todo lo inunda
como bosque alucinado.
¿Pero dime si el cielo se
estremece cuándo el grillo canta?

 Ivette Mendoza