martes, 29 de noviembre de 2016

Resonancia libre

Resonancia libre,
inquietud de un sueño
configuración de la noche en letanía,  
pesadez del lucir maravillada
intransigente en el borde del ocaso.
Resonancia inexorable de incitar entre claveles
o espera de una estrella renaciente
ante el mundo inmortal y esperanzado.
Semblante de una sombra momentánea,
vivir, vivir y seguir viviendo
del mar sufrido vivir y existir,
entre llanos amapolas comprimidas,
entre rocas el agua elocuente
y cielos aterciopelados
desde el corazón al alma libre.
Aventura de uno mismo
y de lo lógico
como rencarnar
renacer rejuvenecido
andar, configurar de tal modo
que la esencia de la vida
vibrará en toda sustancia inmaterial.
Ivette Mendoza

sábado, 26 de noviembre de 2016

La huellas de la vida

La huellas de la vida
sus zapatos rotos
aun así las alas suaves de
anuencias
de miles suda la blanca primavera
y ese aroma tan intenso de alamedas  
obsesivas.
Es o no es invierno sin ropaje
escarchas
espinas de alma rotas
la tristeza espera
cuello de su afecto.
Ivette Mendoza

martes, 22 de noviembre de 2016

Imperecederos caminos

Imperecederos caminos atraviesas
entre el manto de la lluvia y
la niebla.
El pasado se clona al final
como una fogata tradicional.
En brazos de fructíferos árboles
se cuelgan tus mejores días.
Tu deseo se realiza y se cuenta.
Encontraras tempestades de
estrellas iluminando tu sendero.
Canción creativa con gozo
hermoso alegrando el horizonte
y gaviotas multicolores de seda,
abrigan tu pecho.
La marcha triunfal
compone universos de auroras
que fortalecen la esperanza
y por las noches
encienden la calma del ave.
Ivette Mendoza

sábado, 19 de noviembre de 2016

En cada acción

En cada acción
la canción.
En cada lírica
la remembranza nuestra.
La esencia de la vida es cadencia,
el alma del poeta
tu suspiro
la caricia eterna
las promesas
y el índigo universo
donde giramos en armonía
con el latido del corazón,
que existe
de la sonrisa
a la ilusión.
Ivette Mendoza

lunes, 14 de noviembre de 2016

Ensueños amnióticos

Ensueños amnióticos
cruzan camelias fulgurosas.
Violetas hipnóticas
hechizan aires taciturnos.
Náyades encantadas
cantan sonatas alejandrinas.
Murallas tropicales
detienen aullidos inmortales.
Ópalos llameantes
presagian días reciclados.
Soflamas evangelistas
traspasan montañas catatónicas.
Relámpagos indecisos
programan problemática extática.
Nichos tangenciales
pulen colores familiares.
Metáfora metafísica
adorna la razón mística.
Frases se acoplan con los siglos.
Anti-materia ofuscada en el mar.
El amor se enciende de contento.
Ivette Mendoza

martes, 8 de noviembre de 2016

En el anhelo,


En cada deseo, la recordación.
A los filósofos del Parnaso
el fruto pujante y redimido,
es la sabiduría que nos envuelve
navegando en la huella corpulenta
de la generosa ilusión.
No es inverosímil conocer
la dirección del viento fugaz que
eleva a la mariposa rosa en su marino vuelo
hacia el sueño interminable, de alto
rendimiento,
un paso cuántico entre la acción y
el susurro de las almas.
Es como es desde el follaje interno y
es enaltecer el sendero nuestro,
el brillar de las palabras,
dejar libre al quetzal
con su valentía de siempre.

Ivette Mendoza

domingo, 6 de noviembre de 2016

Se estremecen

Se estremecen, temblorosos, lastimados,
insectos en mi piel, mariposas audaces,
que diluyen mi sangre dentro del alma,
con fuerza que habita en tus entrañas.
Me susurras y entiendo que audaz has sido,
y sólo cuando te lo he advertido.
Tus dedos elocuentes, vivaces, revoltosos,
consciencia ovípara, pancartas animosas
y confunden letras manos de hazañas,
se acercan, me acarician, me cautivan
y sólo cuando te encuentras moribundo.
Tu cuerpo desesperado se irrita y líquida
tierra como estirpe me conquista.
Vuelven, vuelven llamas antiguas
se convierten, carnívoras, hambrientas.
Ivette Mendoza

martes, 1 de noviembre de 2016

Fosco

Fosco, fosco el rumor bronceado de tus
labios con su aroma erótico marino,
mariposa disparada hacia el espejismo
suspira sobre el espectro de las nubes,
tanto y más amor en tus caricias como
cuando el viento despeina los bucles de la luna.

Las dalias van tarareando sus deseos en la
oscuridad y se ordenan sobre un manivela
cartesiana.
De los goces estelares, el beso de la primavera,
la llama japonesa campaneando en la espuma
del delirio.

¿Por dónde se refleja lo desnudo del mar?

Alba de pasarela, carrusel ensimismado
sobre los minutos, hace tiempo quería
fallecer la noche, hace tiempo nació tu
pragmática celosía,
¿Dime si disfrutas cuándo por la noche
brota el trastornado poema?
Fosco, fosco universos de ensueños,
dulce amor dubitativo que se renueva
con las fuerzas de mil arcoíris letras
escalando el elixir de mi corazón acongojado.
Ivette Mendoza