domingo, 6 de noviembre de 2016

Se estremecen

Se estremecen, temblorosos, lastimados,
insectos en mi piel, mariposas audaces,
que diluyen mi sangre dentro del alma,
con fuerza que habita en tus entrañas.
Me susurras y entiendo que audaz has sido,
y sólo cuando te lo he advertido.
Tus dedos elocuentes, vivaces, revoltosos,
consciencia ovípara, pancartas animosas
y confunden letras manos de hazañas,
se acercan, me acarician, me cautivan
y sólo cuando te encuentras moribundo.
Tu cuerpo desesperado se irrita y líquida
tierra como estirpe me conquista.
Vuelven, vuelven llamas antiguas
se convierten, carnívoras, hambrientas.
Ivette Mendoza