miércoles, 14 de diciembre de 2016

Como siempre

Como siempre
 presagiando trinos
por donde el amor se purifica,
sobre los cristales luminosos
se reflejan los lienzos
de mi alma.
El brillo en tu mirada
recordando la rebelión
que seca el llanto,
se propaga el silencio,
trata de influenciar clemencia
con el vibrante pistilo
de los senderos milenarios.
Algunas veces
una mácula lunar retrocede,
brillan las estrellas
acompasadas
a inmovilizar el laberinto,
a retocar
las tiernas dalias que añoran mis manos
acuñándolas de ideas.
Ivette Mendoza