domingo, 25 de diciembre de 2016

Del recato de la brisa

Del recato de la brisa sobre el bálsamo
al imperativo consuelo del canto
Del perfil múltiple de las consonantes
a la longitud unitaria de los sonetos
De la embarazosa leyenda del martillo
a la estampilla del ocaso por existir
De la cercanía del contacto al surco
De la mordedura del ojo crítico
a la descreída idea pasada del agua
De la avería de la palabra reflexiva
a los misterios silenciados en el paredón
Del brazo que dice moverlo todo
De las cautivas alianzas de toda substancia
un rayo de sol como en las penumbras,
desafía toda visión que intenta quizás
alguna vez arrebatarle al poeta la credibilidad
de su original sentido.
Ivette Mendoza