sábado, 21 de enero de 2017

Labra el corazón de la piedra

Labra el corazón de la piedra
lábralo como fuego en sacrifico
para el placer y el ofrecimiento
para la salvación y el entendimiento.
El amor ya no llega como cosa
incierta.
Labra la imagen del mito sagrado
labrarlo como un sueño redimido
para azotar la agonía del mundo
para salvar la alienación del
perseguido.
Hay ofrecimientos más allá de
la aurora,
¡Ah mundos de cuerpos infieles!
labrados cuerpos de cristal y hierro
como surge el tiempo bajo su
tormento.
Cómo surge de azur su levadura.
Cómo se alborota en la lejanía.
Labra la gota de la pupila turbia,
rompe sus alas de letanías
para perseverarla en la ilusión
para la ficción de su cordura.
Ivette Mendoza