lunes, 27 de febrero de 2017

Conquistar tréboles

Conquistar tréboles en la danza del espíritu.
Suavizar para apreciar la pupila del
ornamento hechizo
aprendizaje casi alcanzado
cuando sientes la adjetivación de la tierra
para expresar su triángulo oscuro.
Sujetar el rostro en su enojo
mientras la salamandra afrodisíaca
lo cautive prometiéndole tesoros.
Comprimir las venas en alta mar.
Oír hasta la profundidad del arroyo,
agua contra piedra,
traerá por un milenio el sonido de la arboleda
el eco entrecortado del ánima tótem
y la flecha que acecha resbalándose al huerto
yerto.
Ivette Mendoza

sábado, 25 de febrero de 2017

La madrugada deshacía

La madrugada deshacía
manos del llamado acaso,
tú eras la noche
en el centro de los cielos.
Y soy como soy,
intocado cenzontle
pausa flagelo
monólogo
rauda mitología espiritual.
Quinta sinfonía del relámpago,
desalentado.
Espejismo sobre espejismo.
Ivette Mendoza

jueves, 23 de febrero de 2017

Manto fugaz

Manto fugaz
la penumbra
remeda al ave
entre plumas minutos.
Y vuela emancipada
por la sutileza del viento.
Es papel y desembocadura
las pautas.
Corazón disperso
la penumbra.
Pálida y carcomida
la figura.
La chispa apenas abraza
sollozos.
Remedas y algo subsiste
el barco que arroja hojas.
Manuscrito de las lenguas
que giran uniformes
en nuestras sienes.
¡Oh máquina inventora!
intersecta bala trazadora
en el nebuloso campo
de batalla.
Crea oropeles en silencio
la vanidosa rosa
de mi vientre.
Y vuelve la penumbra
al mar.
La perla sol
del ave emancipada.
IvetteMendoza

martes, 21 de febrero de 2017

La furibunda marea

La furibunda marea añora tu presencia.
Entre tempestad y tristeza, entre
astucia y suplica, entre el himen y
el tesón de la ternura, su causa y efecto.
Observo bajo el árbol de la vida del alfa y del omega
el anémico elixir que reclama tu nombre.
Tu mirada como siempre asoma entre eternos silabeos
bajo el rastreo infinitesimal de cascadas ciegas
con la suave niebla de las mañanas.
Ivette Mendoza


lunes, 20 de febrero de 2017

Esencia de vida eterna la sombra amante

Esencia de vida eterna la sombra amante,
celebración de musgos ante la entrega,
hay rimas para palpitar en jade, en do mayor,
el dolor del alma tiembla y desaparece.
Sentimiento de alegría en compañía,
serafines de algodón hasta que el cielo aclare.
Hermosa tierra contenida en ensueños de manglares
al susurrar tiene la costumbre de ir cantando.
Fatigada la soberbia del durazno por donde
lo toma y lo retoma el destino, ¡no es justo mi Señor!
No es la voz que fulmina el ocaso, no es, no es
mi Señor. Añoro refugiarme en tus brazos.
Golondrina que circunda en el místico deseo,
alas que consumen la histeria del furor de Zeus
tratan de llegar a un año más de luz,
tratan de llegar a un acuerdo de la mente
tratan de llegar hasta La Fuente Ovejuna.
Ivette Mendoza


lunes, 13 de febrero de 2017

Dentro de la pasión la ya definición



Dentro de la pasión la ya definición.
A los eruditos el Partenón.
Y el astuto olvidado.
Es la mente el regalo lloviznado.
Permanecen Las Huellas de Acahualinca.
Es no viable reparar el dique transitorio.
El hombre abre las ventanas del tiempo.
Lo seduce el amor prohibido de la gente.
La sonrisa, permanente puente a lo desconocido.
Entrever en uno mismo y escuchar la voz celestial.
Ser y volver a la era del pensamiento.
Ser y volver con alas etéreas,
es recorrer de nuevo lo ya vivido.
Ivette Mendoza

Estaciones de alegría


Estaciones de alegría.
Espantapájaros titanes
en mares turbulentos
de lunas y aceitunas.
De frente,
el milagro cibernético
que la mano descubre
y encuentra
la infancia del mundo,
brillosa y sombría.
Ivette Mendoza