sábado, 15 de abril de 2017

Animador de distracciones



Animador de distracciones,
cautelosa celuloide, máquina newtoniana
unida a las alas de un ave de pernos,
rastreador del globo y sus muecas gentiles
protocolario eje y posibilidad del níquel
vivos por fuera, muertos por dentro.

Universo menopáusico de las palancas lloronas,
ovulación inolvidable de sus almas en penitencia,
la sangre reconquista sus vergüenzas reprimidas,
danzan al ritmo de Reggaetón.
Ivette Mendoza