domingo, 2 de abril de 2017

Tan sólo avanza

Tan sólo avanza
al cilíndrico cielo va
aferrado a dos mil alas.
Los dedos tocan las cítaras boreales
por la abertura oscura del albor,
escrotal gruta que lo toma y lo retoma.
Lo amargo bulle rodea al insecto sacro,
saeta en santiamén beata sobre la cicuta.
Avanza, yergue la mano sonatina, avanza,
quisquillosa fronda, fría aturdida en lo astillado
mi cabello es tornasol como el manto del crepúsculo.
Sopla, sopla el viento, llegar y alcanzar la cima más dorada.
Cetro de mis caricias codiciadas, Saturno esparce su ambrosia.
Ivette Mendoza