martes, 9 de mayo de 2017

Rizos dorados



Rizos dorados, dorados de sol
¡Qué azul el cielo, que azul el mar!
en un cielo abierto de suave rocío,
corazón humano aprende acariciar.
Ventanas del sol, quietud permanente,
ojos rasgados por una centella
¡Que más belleza para un alma pura!
Rizos dorados, dorados de sol
se los llevaba el mar en una ola oscura.
Ivette Mendoza