lunes, 12 de junio de 2017

Es no más una prisionera hoguera



Es no más una prisionera hoguera,
no más una taza roja, llena y amorriñada,
escamoteada porcelana, rígidas de orejas,
frágil boca.
Todo a cual más rápido corrugado cartón,
corrugado cartón,  comprimido.
Bien metódico, después incandescente,
tieso ahora.
En medio gala, eco del clamor
siempre en la hora.
Y el estante estandarte que de mancha
se quedó, una isla de crisálidas
entonces corales de charol que arrugará
maletín de espuma.
Ivette Mendoza