viernes, 16 de junio de 2017

Una herida en las alas del pixel



Una herida en las alas del pixel.
Atraviesan los libres chips en las manos de mi amado.
El efluvio de ti proviene y se coloca entre la
sombra del cero y uno.
La herida maquiavélica trota como un corcel dentro
de mis entrañas.
Como toda mujer desencantada en su creencia.
He de analizar la contradanza de la contaminación.
El dolor queda aniquilado al eclipsar las clonaciones.
Monitoreando raciocinio arrebuja equinoccio del horror.
Saludable y callado no define los genomas paralelos.
Ivette Mendoza