viernes, 28 de julio de 2017

Brisa de la tarde




Brisa de la tarde, esencial
para humedecer el trigo: tan sólo brisa
en el alma, donde nacen las mieses.
No abarca tanto mi amor: apenas
el tiempo entrecruzado de una juventud
letárgica.
Congoja de pasto ineficaz
que perfora la carne: orilla impaciente
en su pleno poder de dádiva o lastre.

 Ivette Mendoza