miércoles, 12 de julio de 2017

En medio de mi próvida coquetería



En medio de mi próvida coquetería,
sus oriflamas de sedas afanosas
a la noche despojó y una gritería
de astros, despertó las mariposas.

Huían las crisálidas caprichosas
de la niebla albur, y en astral recreo
parecían dominar las islas gloriosas
hasta el cercano abismo de Teseo.

Con un ímpetu de último lloriqueo
caíamos en el recodo de medusa
y en las nebulosas, se tornaba ilusa.

En su invicta venganza se arrepentía,
Hefesto con su buen dote de feo
una lanza en el pecho nos hundía.
Ivette Mendoza