lunes, 17 de julio de 2017

Estas farándulas aterradoras



Estas farándulas aterradoras
que eran algarabía del espíritu,
¡Qué emoción! así de pronto,
dejaron de ser pura melancolía,
cómo sus artimañas apocadas,
sus pálidas bromas sombrías;
se tornan, raudas, palpitantes,
como luceros brillando en lo cerros.
Ivette Mendoza