jueves, 20 de julio de 2017

Las manos del calor



Las manos del calor
campanearon
en la torre
del verano.
Elipsis de brisas
crean un nimbo
de cristal,
sobre el océano tropical.
Un círculo
y una línea,
permíteme
colocar la mirada
sólo en el punto,
que es translúcido
y al mismo tiempo oscuro.

El ángel en su computadora


El ángel enciende
la computadora del cielo,
al anochecer.
Llega a su cuarto de estudio
y empieza a teclear
el barullo de la tierra.
A vece grita.
¡Monitor, monitor ¡
Al abrir el ordenador,
la tierra se relaja
y se empieza a reprogramar.
Monitor, monitor.
El ángel continúa tecleando
con los dedos de la mente,
pero nunca termina.
A veces grita
¡Monitor, monitor¡
Y continúa una y otra vez.
Ivette Mendoza