miércoles, 12 de julio de 2017

Superficie rimbombante



Superficie rimbombante, matriz
del albor libidinoso; vasija de menta
y monótona sobre la arena de la clavícula
planetaria.
Y desmenuzar, hacia dentro del kilometraje
como este rapidísimo metro tren, amparado,
acelerado en lo vacío de medusas. Estuche,
tejido contiguo que escala, que trepa, que sube,
que corre, que salta, pequeño, grande, frio, caliente
más o menos en filas rellenando, una a una,
pisadas de marea desgarrada.
Cáscaras de bocas resecas, baba, nariz, cabello
maternal de labios enhiestos.
Mi yo y mi tú pensando que fiebre somos
comandando, borde, margen, sangre de geranios,
puentes de sangre conectándonos. 
Ivette Mendoza