viernes, 14 de julio de 2017

Y de nuevo Mayo



Y de nuevo Mayo, flor de verano.
Dame tus manos frescas y yo sueño
el gozo afectuoso del ritmo cotidiano
bajo el azulado crepúsculo caribeño.

Siento la liviandad del alma, el acento
del alegre consuelo, del alegre encanto
y con su hálito casual, el quebranto
del trayecto veloz y su advenimiento.

Pasión: Mayo, tu amante, extravía
la ruta del miedo que influye
y adelanta el festejo de su afonía.

Soy Mayo de nuevo, dolencia y lastre,
córrete de mí, de tu ser: todo concluye
hasta donde tu mirar me arrastre.
Ivette Mendoza