sábado, 12 de agosto de 2017

Cielo y tierra



Cielo y tierra.
Espejo o metal  intuyendo
la sordera de la noche.
Luz o modernidad de gárgolas
masticando los secretos ecos.
Murmullos en la puerta virginal. Alba de retinas.
Aurora de pestañas. Engendro del sol.
Indescriptibles neuronas soterraron el valor
mientras aquellos activaban  
las galeras y el tiempo.
En cada eclipse
la eterna pompa del fuego.
Danzas de bailarinas bifocales
bajo todo el periscopio del cielo.
Metodología cubriendo sus huellas.
Protestan los indiferentes.
De pasa mano las metrópolis.
Lo virtual es lo real.
La meningitis de los días.
El horizonte menopaúsico.
La sangre que gotea escasa.
El junco jurisdiccional y cardíaco
es algo apelativo.
No saber juzgar
No saber mandar
Mandíbula mandataria
no manda creencia.
La verdad aunque duela, la verdad.
Pulcra pulcritud se aviene a soñar.
Punteado límite con mala puntería.
El semáforo maldito y bendito.
La parábola del sol tiene rasgos
de no rigidez y capitulación.
Solo lo uterino cielo y tierra,
luna o cenzontle.

Ivette Mendoza